Pie de Zapallo: mi salvación

Hasta que el cuerpo no explota no te das cuenta de las señales que le ha mandado en los últimos días. Se acuerdan que una tarde les dije que llegué a casa enferma, como mareada? Pues a partir de ese día, que comí pesado, y con azúcar, me sentí súper llena, mareada y medio enferma.

 

Hice un pequeño análisis de los alimentos que mi cuerpo rechazaba y me sorprendí: chocolate amargo, té chai, matcha, café! Todos alimentos que me fascinan, que me han acompañado durante meses constantes de rituales y ahora no puedo ni olerlos porque me dan unas náuseas que ni se imaginan. Cuando mi amiga leyó mi post, me mandó un mensajito y me dijo que todos estos alimentos tenían algo en común: eran ácidos. La verdad no lo había pensado de esa manera y tenía razón: estaba acidita. Qué hice entonces? Oír mi cuerpo: dejar el azúcar y evitar todos estos alimentos que mi cuerpo no tolera. Adicionalmente, volví a mi agua con limón en las mañanas que me regula mi PH y comer más alcalino.

 

Me he sentido muy bien a raíz de estos mini cambios, nada exagerado pero la verdad siento que ya estoy mejor. Todavía no estoy lista para introducir los alimentos soñados porque siento que necesito más tiempo de limpieza pero creo que vamos por buen camino.

 

A raíz de mis eliminaciones hice este postre ya que tenía puré de calabaza y leche de coco abierta en la nevera. Cuando tengo lefties de recetas pasadas hago mi mayor esfuerzo por gastar lo que sobra y no perder lo que sobra. Este pie me salvó en días que mi cuerpo no quería nada muy azucarado. Con la cantidad y el balance me pareció un postre/snack perfecto: libre de granos, y lleno de proteína y grasas buenas. De verdad la masa es una completa locura ya que pega perfecto y puedes utilizar en cualquier receta de pie que necesites. Esta es una nueva receta que está perfecta para nuestra celebración de acción de gracias. Súper recomendable. La receta fue adaptada de Danielle Walker que la verdad me ha encantado sus preparaciones y recetas, todas funcionan.

 

Aquí la receta:

 

Para la masa:

Ingredientes:

  • 1 ¼ taza de harina de almendras
  • ½ taza de arrowroot
  • 1/8 taza de azúcar de coco
  • 1 huevo fríos
  • 5 tbsp de agua fría
  • Pizca de sal rosada
  • 2 tbsp de ghee o shortening

Procedimiento:

  • Introduce en tu procesador de alimentos: la harina de almendras, arrowroot, azúcar de coco, huevo, agua y sal hasta que se unifique.
  • Luego añade el ghee o el shortening y pulsa tu procesador hasta que tengas se formen pedazos de masa.
  • Unifica tu masa, guárdala con papel plástico en el congelador por 1 hora.
  • Retira del congelador, estira tu masa con rodillo y transfiere a un molde. Yo aplané la masa con mis manos y es muyyy fácil manejarla. Deja ¼ de la masa para hacer las estrellitas o decoraciones que quieras.

 

Para el relleno:

Ingredientes:

  • 1 taza de puré de zapallo
  • 2 huevos
  • ¼ taza de leche de coco entera
  • 1/8 taza de miel o endulzante que quieras
  • 1 tsp de pumpkin spice
  • ¼ tsp de ralladura de limón
  • ½ tsp de extracto puro de almendras (puedes usar vainilla)
  • Pizca de sal rosada

Procedimiento:

  • Precalienta el horno a 180.
  • Cuando ya tu masa esté lista en el molde, corta un papel parafinado de la forma redonda y pégalo a tu masa. Luego introduce fríjoles o garbanzos (para hacerle peso a tu masa) y hornea durante 10 minutos, luego retira el papel y garbanzos y hornea sólo durante 5 minutos más.
  • Corta el ¼ de la masa restante para hacer tus figuras y hornea durante 15 minutos hasta doradas.
  • En un bowl mezcla todos los ingredientes del relleno y lleva tu mezcla a tu masa ya horneada y hornea por 15 minutos.
  • Retira del horno, tapa los bordes de la masa del pie con papel parafinado y hornea durante 20 minutos más hasta que el relleno empiece con ciertas grietas.
  • Sirve y disfruta.