Recuerdos de infancia

Recuerdo cuando era muy chiquita. Debía tener entre 5 y 8 años. Regresaba del colegio en Bogotá, en bus y llegaba a casa de mi abuela donde me esperaban, en la puerta de la casa, mi mamá, abuela y a veces mi tía.

Ellas esperaban mi llegada con gran alegría y para celebrarlo, caminábamos al Carulla del Polo Club y nos dirigíamos a la panadería. En la vitrina siempre apoyaba mis manos y tenías mis opciones favoritas: la galleta de ojo o la galleta de pasita.  Mi postre favorito por excelencia era el helado, pero como sufría de hipereactividad bronquial, el helado no era una opción en mi vida.

Así que las galletas era mi postre y mi salida en las tardes de regreso al cole. Tanto la galleta de ojo como la de pasita me fascinaban y como siempre, la rutina para mí se convirtió en ritual.

Para mi hacer recetas que me traigan ese tipo de recuerdos tiene todo el valor y más si los puedo compartir con mi hijo. Cris no tiene un tipo de ritual en las tardes conmigo ya que siempre llega tarde de entrenamiento del colegio y sale a otro entrenamiento o tiene que hacer tareas. Nuestro ritual se ha reducido a los desayunos especiales el fin de semana y las mañanas de pintura. Sin embargo, eso no me impide hacerle snacks saludables para su merienda en el colegio.

Estas galletas además cumplieron varios propósitos: recordar mi infancia, snack de Cris, y compartirlas en mi grupo de oración. Todos los jueves, en las mañanas, nos reunimos y tenemos nuestro grupo con mujeres realmente especiales.

El jueves pasado lo hicimos en mi casa ya que quería mostrarles mi nueva sala por la que tanto habíamos esperado. Yo sé que entre semana no tengo mucho tiempo para hacer las preparaciones el mismo día del grupo ya que, primero, es a las 9:30 am y segundo me gusta hacer deporte en la mañanas. Además si pienso en hacer las galletas el mismo día probablemente no tenga el tiempo de hacer la foto y ustedes se quedan sin receta.

Las galletas las hice el martes y, aún en nevera, estaban súper suaves así que es una excelente idea para hacer con anticipación y planear, que como ustedes saben, me encanta.

Aquí les dejo la receta, adaptada del libro de Liz Moody Healthier Together que me han encantado.

Ingredientes:

  • ¼ taza de chips de chocolate (yo use Enjoy Life que son GF y DF)
  • ¼ taza de avena en hojuelas
  • 1 huevo
  • 1 tsp de vainilla
  • ½ taza de mantequilla de almendras (usé nutti)
  • ¼ taza de harina de almendras
  • ¼ tsp de canela
  • Pizca de nuez moscada
  • ¼ tsp de sal marina
  • ½ tsp de bicarbonato
  • ¼ taza de walnuts machacadas (puedes usar cualquier nuez)
  • ½ taza de azúcar de coco

Procedimiento:

  • Precalienta el horno a 180.
  • En un bowl mezcla el huevo, vainilla, mantequilla de almendras hasta unificado.
  • Añade la harina de almendras, sal, azúcar de coco y bicarbonato hasta suave.
  • Agrega walnuts, avena y chispas de chocolate.
  • Divide tu masa en 11 galletas, forma bolitas y llévalas a una bandeja con papel parafinado.
  • Hornea durante 10 minutos hasta doraditas.

Espero las hagan y me taggeen cuando se las coman con un café en la tarde.